jueves, 23 de agosto de 2012

Aveces la gente habla y parece más estúpida de lo que ya era. Yo siempre creí en eso que dicen de las segundas oportunidades, pero después de la primera... Las cosas nunca vuelven a estar en su sitio. Estoy cansada de escuchar siempre a los mismos idiotas de siempre, diciendo lo mismo de siempre. Si no tenéis vida, os podéis inventar una, como hacéis con la mía. Y es que como la luz es más rápida que el sonido, algunas personas parecen brillantes hasta que abren el pico. Sólo deja que te de un pequeño consejo: Es mejor ser rey de su silencio, que esclavo de tus palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario